martes, 14 de febrero de 2017

POEMAS DE GEORG TRAKL



 Siempre me ha parecido excesivamente triste la poesía de
Trakl. Admirado por muchos poetas y ensalzado por los dos
mayores filósofos del siglo XX, los desolados versos de es-
te hombre apartado de la sociedad, tienen la extraña cuali-
dad de deslizarse por un borde entre lo humano y lo inhuma-
no -en sus poemas prima la naturaleza, sus colores, sus imá-
genes sin personas; con símbolos de pureza o de extrema
tristeza-, así como entre la vida y la muerte. 
 La relación incestuosa que sostuvo con su hermana Marga-
rete (Grete) lo cargó para siempre de culpa y fue causa y
efecto de su desarraigo social. Es un eje de su obra. Aldo
Pellegrini acota que "al ser en realidad el hombre un soli-
tario, buca en el amor la salida de su soledad. El incesto, en
cambio, acentúa la soledad." En una carta a Ludwig von Fi-
cker, de 1914, le escribe a quien lo ha ayudado en varios 
sentidos a sobrellevar los aspectos más concretos de la
existencia: "Sensación en los instantes del ser semejante a 
la muerte: todos los seres humanos son dignos de amor. Al
despertar adviertes la amargura del mundo: en ella está to-
da tu irredenta culpa: tu poema es una expiación imperfec-
ta." 
 Heidegger ha dedicado varios escritos a su poesía, y Witt-
genstein ha dicho: "No entiendo la poesía de Trakl, pero
me deslumbra, y nada hay que me dé mejor idea del genio."


VERANO

Al atardecer la queja del cuclillo
Se apaga en el bosque.
El grano se inclina más profundamente,
La roja amapola.

Una oscura tormenta se cierne
Sobre la colina.
El viejo canto del grillo
Muere en los campos.

Las hojas del castaño
Ya no revuelan.
Tu vestido susurra                                         [cruje]
En la escalera de caracol.

La vela alumbra silenciosa
En el oscuro cuarto;
Una mano de plata
La apaga;

Noche sin viento, sin estrellas.



A LAS ORILLAS DEL PANTANO

Un hombre que camina en el viento negro; las secas cañas
                                                          [susurran quedamente
A través del silencio de las pasturas pantanosas. En los gri-
                                                                             [ses cielos
Una migración de aves salvajes se mueve en filas
Cruzando en diagonal aguas sombrías.

Insurgencia. En las ruinosas casas
La podredumbre bate sus negras las;
Deformes abedules respiran pesadamente en el viento.

Anochecer en tabernas vacías. La nostalgia del hogar im-
                                                                               [pregna
La delicada tristeza de los rebaños que pastan,
Visión de la noche: surgen sapos de las aguas de plata.




NACIMIENTO

Estas montañas: negrura, silencio, y nieve.
El rojo cazador desciende del bosque;
Ah la musgosa mirada del venado.

La paz de la madre; bajo negros abetos
Las manos dormidas se abren
Cuando la helada luna parece pronta a caer.

El nacimiento del hombre. Cada noche
El agua azul lava la base rocosa del barranco;
El ángel caído suspira al mirar su propia imagen,

Algo pálido se despierta en el sofocante cuarto.
Los ojos
De la pétrea anciana brillan, dos lunas.
El grito de la mujer en parto. La noche altera
El sueño del niño con alas negras,
Con nieve, que cae con suavidad de unas nubes púrpura.




EL CORAZÓN

El corazón salvaje se volvió blanco en el bosque;
Oscura ansiedad
De muerte, como cuando el oro
Murió en la nube gris.
Un atardecer de noviembre
Un corro de mujeres pobres parado frente al desnudo
                                                                         [portón
Del matadero;
Carne podrida y entrañas cayeron
En cada canasto:
Horrible comida.

La paloma azul del crepúsculo
No trajo absolución.
El oscuro clamor de las trompetas
Viajó a través de las ramas doradas
De los empapados olmos,
Una bandera raída
Humeante de sangre,
Al cual el hombre escucha
En salvaje desolación.
¡Todos tus días de nobleza, enterrados
En ese rojo atardecer!

De la oscura entrada surge
La figura dorada
De una joven muchacha
Rodeada por la palidez de la luna,
Su séquito de otoño,
Negros abetos rotos
En la tormenta nocturna,
La escarpada fortaleza,
Oh, corazón
Que se eleva reluciendo en el frío de la nieve.




EN HELLBRUNN

Una vez más siguiendo el lamento azul del atardecer
Bajando la colina, hacia el estanque de primavera-
Como si las sombras de esos muertos por largo tiempo
                                                    [flotasen en el aire,
Las sombras de príncipes de la iglesia, de nobles mujeres-
Sus flores se abren tan pronto, las serias violetas
En la tierra al atardecer, y el agua cristalina lava
Desde la primavera azul. Los robles enverdecen
De un modo tan fantasmal sobre las pisadas olvidadas de
                                                                      [los muertos,
Las nubes doradas sobre el estanque.


FUENTE

Robert Bly. The Winged Energy of Delight. Selected Trans-
latios. HarperCollins, 2004.

Hay al menos tres ediciones de los poemas de Trakl en caste-
llano:

Georg Trakl. Poesías. Con traducciones de Wolfgang von
Harder, Narciso Pousa y J. Rémy. Con un estudio de Martín
Heidegger. Editado por Carmina, en 1956. Mi ejemplar es
el N° (sí, estaban numerados) 119.

Georg Trakl. Obra poética. Traducción de Rodolfo Modern.
Torres Agüero Editor, 1992.

Georg Trakl. Poemas. Traducción, prólogo y notas de Aldo
Pellegrini. Ediciones Corregidor, 1972.









viernes, 10 de febrero de 2017

UN POEMA DE MICHAEL McCLURE

                                  


                                  CARNE OSCURA 2


                               Para Jerome Rothenberg



                                    YO ME ACUERDO
                                              DE MÍ
                                    RECORDANDO
                                            antes
                                            había
                                        MEMORIA

                                        la memoria
                                            en oro

                                        la memoria
                                            en plata

                                        la memoria
                                            en azufre

                                        la memoria
                                                en
                                            leones

                                         la memoria
                                               en
                                       caras de tiburón

                                                 *

                                        RECORDANDO
                                        RECORDANDO

                                               antes
                                         de la memoria

                                                antes
                                       DE LOS PRODUCTOS
                                             materiales

                                          manifestación
                                           de sí mismos

                                                como
                                               centros
                                                   de
                                             consciencia

                                                    en 
                                                    el

                                                hambre
                                              obliterando

                                                   SER

                                                  antes

                                               recordando
                                               recordando
                                                 memoria

                                                        *

                                                    Como
                                               una cima alta
                                             ZAPATO NEGRO
                                                      con
                                              una suela nueva
                                                   de goma

                                                       un
                                              pequeño pueblo
                                             pileta de natación

                                                 tres estrellas
                                                en el cinturón
                                                        de
                                                     Orión

                                               motores a chorro

                                 reformándose interminablemente

                                                   recordando

                                                      siendo

                                                         en
                                                         el
                                                       borde
                                                      (sólido)
                                                  un olor de eso

                                                           *

                                                   DIGNIDAD

                                                 PATRIOTISMO

                                                        pomada
                                                    para zapatos

                                                       quásares

                                                         novas

                                                         un dedo
                                                 tocando el mojado
                                                        sendero
                                                  cubierto de hojas

                                                       el llamado
                                              de un pájaro carpintero

                                                        la misma
                                                      MEMORIA

                                                       recordando

                                                tocando el pasado

                                                   los seres mágicos
                                                         cogiendo
                                                       en la réplica*

                                                                 *

                                                             UN
                                                          BARCO
                                                         DE PAPEL

                                                           sobre
                                                          un mar
                                                        de mercurio

                                                              EL

                                                          MISMO

                                                               A
   
                                                            UNA 

                                                        ESTIRADA

                                                             PARA

                                                                EL

                                                          ORIGEN
                                                                DE

                                                              EL
                                                       PRECIPICIO

                                                           -COMO

                                                         UN LOCO**
                                                     CON UN PERRO
                                                          QUE SALTA

                                                      MORDIÉNDOLE
                                                                  EL
                                                               CULO

                                                                   *

                                                          El origen 
                                                       del precipicio

                                                               AN
                                                              TES

                                                Naturaleza encerrada
                                                        en el espacio

                                                            y yo
                                                          vestido 
                                                    con estos trapos

                                                   trapos coloreados
                                                   eso es lo que soy

                                                          CERO

                                                    EN EL OTRO

                                                           LADO

                                                           CERO
                                                            ACÁ

                                                           CERO
                                                           CERO
                                                           CERO
                                                       entre medio

                                                        recordando
                                                        recordando

                                                         hasta que
                                                         los bloques

                                                             SON
                                                           LO QUE

                                                                es

                                                        construido con
                                                             bloques
                                                                 de
                                                              CERO
                                                           recordando



                                                      Oakland Hills-Tokio

* Puede ser 'réplica' o 'retruque' (retort)
** Puede ser 'loco' o 'tonto' (fool)


MICHAEL McCLURE, nacido en Estados Unidos en 1932,
es uno de los poetas beat que leyó sus poemas en la famosa
sesión de lectura de San Francisco en 1955. La novela de
Kerouac, Los vagabundos del Dharma, lo retrata junto a 
Allen Ginsberg y el resto de la banda.
 Ha publicado numerosos libros de poesía, así como ensayos
y obras teatrales. Muy cercano en su tiempo a los Doors y a
Jim Morrison, a quien promocionó como poeta.

FUENTE

Sulfur N° 37. Fall 1995.


       

                                 

                            


                                                          


  
                         
                             

jueves, 9 de febrero de 2017

¡AFUMM!

 Después del diluvio, los miles de idiomas
 Nunca hubo tantos en la breve historia de lo humano
 Cada idioma un mundo. Un mundo diferente.
 Un nuevo intento de alcanzar lo real. O de señalarlo,
al menos.
 Recorríamos esas tribus, esos pueblos, etnias, grupos ais-
lados geográficamente. Raíces de idiomas que germinaban
lejos o que resultaban arrancados para siempre.
 Ahora, los idiomas se disuelven como la especie que los
pronuncia. Se terminan por decrecimiento, escasez, inexis-
tencia de los hablantes. Mueren, desaparecen. 
 Dentro de cien años, habrán dejado de existir el 90% de las
6000 lenguas habladas hoy en el planeta.
 Eso no fue así en el Gran Pasado Humano.
 Allí las lenguas florecían.
 Un verbo podía tener más de mil formas.
 Se estaba en plena germinación de las telas de lenguaje.
 ¡Cuántas telas! 
 Inmensa la variedad de materiales, tejidos y tinciones.
 Nuevos velos caían sobre lo real, transparentándolo.
 En el territorio de Phailán solamente, se crearon tantos
idiomas en un par de miles de años que era imposible no
convertirse en traductor, aún a muy temprana edad. Era
muy raro que los progenitores se comunicasen en la mis-
ma lengua. ¡Y los vecinos! Y los visitantes, invasores, via-
jeros, soldados, escribientes, nómades.
 Era tremendamente farragoso pronunciar una frase, por
simple que fuera, en un sólo idioma. Siempre había frag-
mentos, ingredientes, partículas cuando menos, de otras
lenguas. 
 Llegó un momento en que circulaba una suerte de angus-
tia expresiva. El mismo sujeto contenía tantas partes de
lenguajes distintos que tambaleaba su sentido de la iden-
tidad. ¡Ni hablar de constituir reglas, estados, naciones!
 Así es como casi por necesidad comenzaron a surgir idio-
mas que buscaban simplificar la terrible complejidad que
habían adquirido las cosas. Nombrarse ya era un dilema.
 Pero los intentos resultaban vanos: en realidad sólo logra-
ban agregar nuevos términos, brotaban por todas partes las
proto-gramáticas.

 Hacía falta simplificar, pero hacerlo sin perder la riqueza
de la polivalencia de los significados, las fantásticas telas
que los humanos habían tejido por milenios, y que ahora
ya no sólo cubrían la violencia del mundo, haciéndolo ha-
bitable para los seres humanos, sino que por su espesor y
cantidad, estaban asfixiando al mismo mundo que servía
de referencia y sustento.
 El mito de Phailap dice que los más antiguos alquimistas
se reunieron con unos dioses medio marginales, de los que
hacían tratos con los humanos, y que luego del consejo de
éstos, decidieron crear una inmensa olla en la que comen-
zaron a vertir todos los idiomas que tenían, además de los
que pudieron capturar, junto con los que vinieron desde
lugares remotos, atraídos por la noticia de que podía haber
una solución para la selva que las lenguas iban formando,
atrapando en ella a todos los seres.
 La olla hirvió durante unos cientos de años.
 Cuando por fin los dioses marginados indicaron que era la
hora, los descendientes de los primeros alquimistas levan-
taron la tapa de la enorme olla.
 Entonces brotó un sonido que nunca había sido oído antes,
una suerte de palabra inefable, que lo decía todo y que al
mismo tiempo afirmaba, negaba, resaltaba o particularizaba
hasta el menor detalle.
 Una palabra como el primer pájaro de la selva, un sonido
como la floración simultánea de toda la naturaleza:
 ¡AFUMM!



lunes, 30 de enero de 2017

LA POESIA DE LA HOLANDESA ANNA ENQUIST



 Anna Enquist es su nombre literario. Nació Christa Widlund-
Broer, en Amsterdam, el 19 de julio de 1945, en los últimos
días de la guerra, con los nazis huyendo de Holanda. Justa-
mente en estos días estoy leyendo una novela acerca de ese 
lugar y esa época, escrita por un autor rescatado del olvido,
Willem Frederik Hermans, titulada El cuarto oscuro de Da-
mocles.  
 Además de poeta, Anna es psicoanalista y se ha dedicado tam-
bién a la música. Aparte de varios libros de poesía, el primero 
de los cuales apareció causando bastante suceso en 1991, Anna
ha escrito también algunas novelas. 



 ESTACIONES

 Después de yacer poseída por el arado
 la tierra yace doblada, huesuda.
 Lo que está muy hondo ha surgido sin resistencia.
 Ninguna piel áspera ha recibido arcilla, huir
 está impedido para quien se abre de esa manera.

 La tierra gime bajo el pasto,
 llorando su añoranza del acero
 -ven el próximo año, regresa-. El tardío sol
 calienta la tierra pólder que sueña aparentemente
 con ser hendida dividida quemada.



 SILENCIADA

 Arraigada más sólidamente que nunca
 en la realidad- Diciembre, en mi bici,
 tormenta alrededor de mi cabeza- compro
 un libro que dice
 cómo el tiempo pierde su dominio.
 Durante meses tomo de la vida
 no más de lo que me pertenece. El autor
 está paralizado y enfermo. Él no puede hablar.
 Oh, nubes cabalgando el viento, oh canto, oh amor.



 SEGURIDAD

 Dondequiera durmiésemos ese verano,
 cada noche la lechuza gritaba
 su boscoso llamado. ¿El mismo?
 ¿Lechuza? - Así es como suena una lechuza
 había dicho alguien, y nosotros
 creímos y recordamos.



 DE REPENTE

 De repente perdí
 el poder de retener
 calor. Ahora que los chicos
 han dejado la casa, resoplé
 ¡sí! Repté bajo 
 aún más frazadas. La estufa
 rugía. El más calentito de nosotros dos
 ya no podía 
 darme calor. Tirité
 y temblé como si estuviese
 cara a cara con la muerte.

 Que era el caso, en realidad. La muerte
 y yo estábamos en un terraplén.
 Entre nosotros no había nada sino
 una considerable distancia.



 JULIO

 Es verano ahora; el jardín
 está lleno de gente muerta de calor; los perros
 están jadeando y las frambuesas
 están grandes como cabezas de duendes.

 La humedad rodea nuestros vidrios:
 se conversa acerca del precio de las bicicletas
 y los pasajes aéreos, y todo el rato
 un campo interminable de hielo se estira dentro mío.



 ESCAPE

 En la jaula del día y de la noche,
 la jaula de los mandados,
 latas de cerveza, el mejor trabajo.

 En la jaula del álbum de fotos,
 del amor. En la jaula del arte,
 en la jaula de saber:

 Levantate, aferrá las barras,
 tomá el máximo de aire y
 rompete el corazón en pedazos.



 ENCOGIMIENTO

 Cómo los días se me escapan, siempre
 uno nuevo sopla contra la ventana.

 Un chico sombrío en la cocina ya no
 come de mis platos. Escasa

 es la vieja vida que se siente como siempre.

 Entretanto mis horas se vuelan; son
 las verdaderas. Lo que golpea contra mi ventana

 es la vida genuina, el presente
 que come, que come de mí.



 INVASIÓN

 En el desnudo rechazo, viento en mi pelo,
 estamos parados y vos mirás. Con todas tus fuerzas
 me mirás, imagen de amor.

 Y yo, entro gateando a través
 de tus ojos llenos de lágrimas, me deslizo por los senderos
                                                                    [de tus nervios,
 salto sobre láminas de mielina, el susurro
 de las sinapsis, el ARN fuerza a las proteínas
 a alinearse en mi imagen:

 soy tallada, cincelada, en tu cerebro
 hasta que mueras, hasta que te mueras.



 FUENTE

 Modern Poetry in Translation. New Series. N° 12. Winter
1997. Dutch and Flemish Issue.

jueves, 19 de enero de 2017

INSUFICIENTEMENTE RECORDADA: HILDA MORLEY




                                
 


 ARROYO EN NEW HAMPSHIRE


 ¡Santo Cielo! helechos en el arroyo     Ofelia
 uno piensa en ella
                              ya que hay 
 espíritus en el agua
                              así como hay
 piedras brillantes
 en la claridad de este arroyo.
                             ¿Cuál Ofelia
 es?
      La luz del sol
 sobre los guijarros
           un temblor de
 sombra      esas pequeñas
 contracorrientes
 las cascadas también     los más profundos 
 lugares
             (uno podría bañarse acá
 hacer de este un arroyo para
 vivir
       no para morir en él)



 (COMIENZO)

 Comienzo a amar la belleza 
 de los viejos más que la belleza de
 los jóvenes - la anciana mujer escudando 
 su rostro del ardiente sol con un abanico
 de encaje negro y el exquisito
 anciano con la barba blanca y el viejo que empuja
 el coche de un hombre joven que está muriendo
 de distrofia y la
 mujer entrada en años que sostiene la mano de un niño
 pequeño con un guardapolvo damasco



  POR SAFO

                               Ni la miel ni
 la abeja, dijo ella,
                               tampoco la miel...
 y yo vago con ella acá en estos peñascos de roca,
 laderas de colinas rocosas como los peñascos de Lesbos,     
                                 si fuese en su nombre, Faon,
 que ella se arrojara en el océano
 púrpura, por falta de su amor, por falta de él, se lanzara
                                                                       [de cabeza
 en el agua oscureciente, yo en tu nombre viviría siempre
 aún en el borde de estos senderos de roca,
 desplumando el seco romero, la adelfa silvestre,
 consciente del súbito abismo y gateando
 ligeramente sobre él.
             Espero no partir nunca del país
 de tu voz.
      Puedo vivir acá sobre los mínimos 
 pastos, los  medio húmedos 
 guijarros, puedo florecer acá
 y crecer más fuerte,
                         como esta
 salamandra que emerge
 al sol por un momento y se hace
 la muerta si pasa un extraño, pareciendo
 escabullirse en busca de refugio entre el
 suelo recién volteado y las simples
 caras de la roca



 (AHÍ ESTÁ EL CAMELLO)

 Ahí está el camello
 cuya cara no había notado 
 antes
      pensando en
 una manera delicada
       sin ninguna
 auto-compasión
          con una real
 paciencia
        Sus pensamientos se refieren a
 el espesor del aire
 a su alrededor     sea en
 sequía o lluvia
          una expansión de
 la luz




 Hilda Morley nació como Hilda Auerbach en Nueva York,
el 19 de setiembre de 1916, de padres rusos, Rachmiel y So-
nia. Fue un raro caso de precocidad literaria -llegó a cartear-
se con Yeats-, ya que salvo Rimbaud y algunas otras excep-
ciones, como dice Steiner muy atinadamente, la precocidad
genial sólo se da en tres disciplinas: el ajedrez, la música y
las matemáticas. Las tres muy relacionadas entre sí.
 Se mudó con su familia a Palestina a los 15 y luego a Lon-
dres, para ingresar a la Universidad (a los 18). Allí se casó:
un matrimonio que no duró mucho. En el año 1940 se tras-
lada a Estados Unidos, por los bombardeos alemanes sobre
Gran Bretaña. Se casa con Eugene Morley, un pintor relati-
vamente conocido y se vincula con Pollock, Kline, etc.
 Años después, viviendo otra vez en Londres, se casa con
el compositor alemán Stefan Wolfe, que poco después dic-
tará clases en la renovadora Universidad Black Mountain, 
situada en Carolina del Norte. Recién a los 60 años de edad
publica su primer libro de poemas. Desde entonces ha obte-
nido un enorme reconocimiento, entre otros de Robert Cre-
eley. Dijo de sí misma: "He escrito poesía desde los 9 años
(un tiempo largo, que)... Mis poemas aparecieron en algu-
nas publicaciones. Me encanta leer en voz alta y hacer ami-
gos (fans) de esa manera. Estuve casada con el ya fallecido
Stefan Wolpe y tal vez he sido influida por él; esto es, para
continuar trabajando a pesar del dolor y salvarse una misma
de este modo".


FUENTE

 New Directions. An International Anthology of Prose& 
Poetry. # 27. New Directions, 1973.


      

martes, 10 de enero de 2017

LOS POEMAS DE DER VON KÜRENBERG





 Poco se sabe de este hombre, salvo que vivió en el área del
Danubio a mediados del siglo XII. Es, por otra parte, el pri-
mer poeta lírico en alemán de quien se tenga algún nombre.
 La mayoría de sus poemas consiste de una estrofa, en algu-
nos casos, dos. Las estrofas de cuatro versos son rimadas, 
con una pausa entre los dos primeros y los dos últimos ver-
sos.
 Como esta es también la estructura del Cantar de los Nibe-
lungos, hay quien ha especulado con que von Küremberg
podría ser su autor. Pero esta hipótesis resulta insostenible.
 En estos poemas el autor no habla de su propia experien-
cia, ni se dirige al auditorio como sucederá en la poesía lí-
rica posterior.
 Von Küremberg logra un efecto muy interesante con el úl-
timo verso de sus poemas, que suele transformar el efecto
que generaban los anteriores.
 A este tipo de poesía se lo llama Minnesang, refiriéndose
a la poesía escrita en la Alta Edad Media en lengua alema-
na -ya que hasta entonces se escribía poesía en latín- por
caballeros de la corte.
 Por eso es que en los poemas que van a leer (los que deci-
dan hacerlo), se refieren a caballeros y cortesanas, con todas
las reglas de conducta vigentes. Los poemas de los Minne-
singer, tienen por tema casi excluyente las relaciones en-
tre hombres y mujeres, en plena vigencia del amor cortés.

NOTA. El género no es definido tanto en alemán como en
inglés. Al traducir los pronombres y los sustantivos con gé-
nero, se debe elegir entre una versión u otra, algo que afecta
profundamente la naturaleza del texto. En un sólo caso he
optado por la ambivalencia de género, al hablar del o de la
mensajero/a. En otros casos me he visto obligado a seguir
la versión inglesa, que por su semejanza con el alemán dis-
tingue mejor la diferencia y que conduce a versiones en las
que el género del objeto amado no siempre es el mismo.
También he leído la versión de Bernd Dietz: Antología del
Minnesang. Hiperión, 1981.



                                       1.

 La mala fortuna trae dolor, la buena suerte alegría.
 Una vez llegué a conocer a un hombre noble:
 los entrometidos y su envidia lo alejaron de mí.
 A causa de eso mi corazón no volverá a alegrarse.



                                         2.

 Tarde en la noche yo estaba en una alamena:
 entonces oí a un caballero cantando bien
 una melodía de Küremberg entre la multitud.
 Que se vaya lejos de mi tierra, o que sea mío.

 Ahora tráeme mi caballo y armadura, rápido,
 ya que debo alejarme de la tierra de mi señora:
 ella quiere que seamos señora y vasallo.
 Tendrá que acostumbrarse a vivir sin mi amor.



                                           3.

 Cuando estoy de pie sola ante mi reja
 y pienso, noble caballero, en vos,
 mi color florece como la rosa bajo el rocío,*
 y mi corazón acumula penas.



* La expresión als der rôse in touwe tuot, significa literal-
mente 'como la rosa bajo el rocío', pero también se la tra-
duce 'como la rosa en la espina'.


                                             4.

 Ha menudo le ha causado gran pena a mi corazón
 haber ansiado algo que no he podido tener
 y que nunca obtendré. Eso duele.
 No me refería al oro o la plata: este objeto se parece 
                                                               a las personas.



                                               5.

 Entrené a un halcón durante más de un año.
 Cuando lo hube domesticado de la forma que quería
 y puse oro entre sus plumas
 él se alzó a lo alto y voló a su estado salvaje.

 Desde entonces he visto al halcón en noble vuelo:
 en sus patas llevaba bandas de seda,
 y oro y rojo en su plumaje.
 Dios: reúne a las personas que quieren ser amantes.



                                                 6.

 La estrella de la mañana se esconde.
 Los nacidos bellos y nobles, hagan lo mismo cuando me 
                                                                               [vean
 y dejen que sus ojos se fijen en otro.
 Nadie puede adivinar lo que hay entre nosotros.



                                                 7.

 La dicha de todas las mujeres aún se conserva doncella.
 Cuando le envié a mi querido/a mensajero/a,
 Con gusto se la llevaría yo mismo, si eso no la injuriase.*
 No sé cómo le gusta a ella: ninguna mujer fue tan amada
                                                                              [antes.


* Quiere decir, que si lo viesen cortejándola, eso podría
afectar la reputación de la dama. 

                                                   8.

 Mujeres y halcones- son fácilmente domesticados.
 Si un hombre sabe cómo atraerlos bien, vienen volando.
 Aún así, tratando de ganarse a una espléndida dama, un 
                                 bello caballero parte,
 Mi espíritu se alza cuando pienso en ello.


FUENTE

Frederick Goldin. German and Italian Lyrics of the Middle
Ages. Anchor Books, 1973.